SECCIONES

martes, 12 de noviembre de 2013

Magnitudes II: Longitud

Volvemos con las propuestas de actividades para el trabajo de las magnitudes con los pequeños, esta vez, la longitud.

¡Vamos a medir!




 1. Nos medimos

¡Vamos a ver cuánto medimos! Pero primero, debemos fabricar nuestro propio instrumento de medida. ¿Qué tal si pintamos nuestra huella del pie, la recortamos, y la usamos para ello? ¿O nuestra mano? ¿Y si usamos hojas de otoño?
Después, nos tumbaremos uno por uno en el suelo e iremos averiguando nuestra longitud.

2. Medimos objetos del aula

Elegimos varios objetos del aula para medir: la mesa, la alfombra, la pizarra, un cuento, una mochila, un rotulador... pero, ¿con qué es mejor medir cada cosa, como por ejemplo, el ancho de la mesa, con lápices cubriéndola, o con clips? ¿Qué será más rápido? Luego podemos anotar los resultados en una lista y ordenarlos de más largo a menos.

Ejemplos:
La mesa: con lápices, con las mochilas, con cuentos de iguales dimensiones.
La alfombra: lápices, nuestra huella del pie

La pizarra: nuestra huella de la mano.

Un rotulador: con clips.

Una mochila: con los batidos que hayan traído para desayunar, si son de iguales dimensiones.

Un cuento: con lápices, ceras...

3. Ordenando regletas de Cuisenaire

Las regletas de Cuisenaire son un buen recurso para trabajar la longitud. Le damos a los pequeños un juego de regletas por cada 2-3, desordenado, para que sean ellos quienes lo ordenen en función de su longitud. También pueden medir sus brazos, su mochila, etc, con ellas.





4. Caminos largos-cortos

En el suelo con cinta adhesiva de color o cuerdas formamos dos caminos: uno largo, curvado, y otro corto en línea recta. Le diremos: ¿qué camino será más corto? Algunos dirán que el recto, pues a simple vista lo parecerá si no han desarrollado el principio de conservación. Por eso,  posteriormente, hacemos pasar a los peques por cada camino, para que experimenten la longitud en función de cuánto tarden en pasarlo, trabajando así el principio de conservación. Después ellos pueden fabricar sus propios caminos con cuerdas, largos y cortos.

5. ¿Cuánto mide la clase? ¿Y el patio?

Esto depende del número de pequeños que tengamos. Para ello, se irán tumbando en el suelo, uno detrás de otro, formando una línea recta hasta llegar al otro lado de la clase o del patio. Así, utilizaremos nuestro propio cuerpo como instrumento de medida.

6 comentarios:

  1. Muy buenas propuestas. Gracias por compartirlas. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar por este rinconcito a menudo, un beso.

      Eliminar
  2. Buenas actividades, y muy buenas ideas como siempre. Bastante entretenidas y seguro que los niños aprenderán muchísimo. ¡Saluditos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Tezeida! Lo importante es que los peques no se aburran. ¡Un beso!

      Eliminar
  3. Son unas ideas muy buenas, seguro que se lo pasan genial poniéndolas en marcha. Muchas gracias por compartir. :) Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que te hayan gustado Isabel! ¡Feliz fin de semana!

      Eliminar

¡Gracias por enriquecer este rinconcito con tu comentario!