SECCIONES

lunes, 8 de septiembre de 2014

Reutilizando platos de plástico II

Ya hace un año de esta primera entrada, donde compartimos algunas ideas para reutilizar creativamente con los niños esos platos de plástico que, tras las fiestas, generalmente acaban en la basura. Por ello, ahí va otra entrega de propuestas y manualidades maravillosas utilizando este material que he recopilado buceando por Pinterest y Google.

Plantillas para dibujar y pintar. ¡Cualquier forma es posible! Solo necesitamos un lápiz y un cutter para su elaboración.

Recuerdos del verano. Con témperas, plastilina y cartulinas. Podemos proponer a los niños que diseñen su propia isla desierta incluyendo algo que le recuerde a su último verano: una concha, una piedra, una réplica en miniatura de su toalla de playa y piscina...
Con este precioso caracol y gomets de diferentes colores y formas podemos trabajar el pensamiento lógico-matemático.


Viajamos en submarino... ¿qué podríamos ver a través del cristal? Podemos utilizarlo también para simular la ventanilla de un avión, la puerta de un aula, de un cohete que está en el espacio, y cada pequeño deberá crear el espacio exterior.


Una estupenda nave marciana. ¿Y si a los extraterrestres les ponemos la cara de los pequeños? Pueden quedar como platillos volantes en la entrada, en la ventana...



Para celebrar los cumples en clase, ¿qué tal si cada niño diseña su propia corona cumpleañera? Nosotros haremos los cortes centrales, y ya lo demás está en manos de los niños, pudiendo emplear diversas técnicas plásticas. 


¿Que vamos a aprender la hora? Bien, ¡vamos a fabricar un reloj! Lógicamente, para alumnos más granditos. Con los pequeños podemos podemos elaborar uno para los rincones, o escribir letras en lugar de números, o colores, animales, comidas... ('El reloj de los colores', 'el reloj de los animales', 'el reloj de las estaciones', 'el reloj de los meses del año'...)


Ideal para el trabajo sobre el día y la noche, la oscuridad, el espacio exterior, cuentos en los que haya una luna como protagonista... En la estrella podemos incluir la foto de cada niño.


Este hipopótamo me encanta. ¡Qué boca tan enorme! ¡y encima móvil, que podemos abrirla y cerrarla!


Una corona corazón. Para regalar a mamá y papá, a los abuelos, a las familias, a nuestros amiguitos, para querernos. Ideal para el trabajo de las emociones como el amor, la amistad, el cariño...



Este pulpo, además de poder elaborarlo, es ideal como material manipulativo para colgar y jugar con sus tentáculos, sentir la textura, tocarlo, acariciarlo... ¿Y si hacemos pulpos con tentáculos de diferentes texturas?


La gallina cuya cresta es nuestra mano. A simple vista es una actividad poco creativa, todas han quedado idénticas. ¿Y si los pequeños, por ejemplo, son los que dibujan los ojos, para después pegarlos? ¿Y si decoramos la cresta, pues la gallina se va de fiesta?


¡Mira, es Chufa, la jirafa de este cuento! Además, podemos alargar el cuello todo lo que deseemos y así trabajar las longitudes.


Bolsitas de caramelo. Aunque el diseño sea de Halloween, podemos adaptarlo y modificarlo como queramos. ¿Y si un día encontramos una bolsa así en la puerta de clase porque, de sorpresa, alguien misterioso nos la ha dejado?

¡RECUERDA!

Esto solo son ideas e inspiraciones. No se trata de copiar tal cual  el color, forma, tamaño, etc de los modelos, sino de saber cómo elaborar la manualidad y a partir de ahí, crear diseños propios, únicos y originales... de una manualidad... ¡sale otra!. A los alumnos, por supuesto, darle total libertad en la decoración. ¡Que no haya dos iguales!

Y tú... ¿tienes más propuestas, verdad? ¡Compártelas, y así podremos actualizar el post con las aportaciones!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por enriquecer este rinconcito con tu comentario!