SECCIONES

lunes, 27 de enero de 2014

Entrenar la creatividad

Es bien sabido que el pensamiento creativo cada vez cobra más importancia en la actualidad. La sociedad cambia con mayor rapidez, lo que exige a las personas una gran capacidad de desenvoltura en distintos medios, de buscar, de innovar, de saber captar la información esencial de toda la que tiene a su alcance y aplicarla de manera original  y creativa, buscando ese matiz de unicidad y diferencia que a través de un pensamiento convergente no se podría captar. Por ello, se habla cada vez más de educar a los niños y jóvenes en la creatividad, mediante una educación libre que la fomente, basada en la resolución de problemas y en la búsqueda de soluciones divergentes y originales.
Y la creatividad es una capacidad innata del ser humano: todos somos creativos o tenemos ese potencial, pero el que se desarrolle más o menos va a depender directamente de los estímulos que recibamos del entorno que nos permitan efectivamente, trabajarla, siendo el aula un lugar idóneo para ello.
Por esta razón, hoy el post llega cargado de juegos e ideas con los que entrenar y potenciar la creatividad de los alumnos, ese pensamiento divergente que parece que con el paso del tiempo se queda profundamente dormido...¡así que vamos a despertarlo para siempre!

1. ¿Que pasaría/haríamos si....?
Todos juntos en asamblea vamos a poner a funcionar nuestra imaginación para responder a preguntas descabelladas (o no tanto) sobre sucesos que hoy día parecen imposibles. ¿Qué pasaría si nuestro jardín estuviera lleno de hadas y elfos? ¿Qué pasaría si pudiésemos controlar un lápiz para escribir usando la mente? ¿Qué pasaría si los elefantes pudieran cambiar de tamaño a su gusto? ¿Qué pasaría si en nuestras mochilas cupieran muchísimas cosas, como en el bolso de Mary Poppins? ¿Qué haríamos si un día, de repente al despertarnos, nuestro despertador hubiera cobrado vida? Posteriormente se pueden elaborar murales con las respuestas, o hacer nuestro propio libro con ellas.

2. El dibujo encadenado
Se trata de ir elaborando un dibujo entre todos. Un día, comienza un alumno, en un folio en blanco, a dibujar algunas cosas. Al día siguiente, se le pasa ese mismo folio a otro, para que lo continúe, y así sucesivamente. Se pueden establecer dos o más cadenas de dibujos, y al final ver el resultado de ambos.

3. ¿Cómo funciona esto?
Este juego consiste en dar una nueva utilidad o función a los objetos con los que diariamente estamos en contacto. De manera espontánea se irán nombrando algunos objetos de uso común y mediante mímica cada uno dirá qué uso le podría dar. Por ejemplo, un palo puede recordarlos a un cepillo de dientes, una muleta, una caña de pescar...

4. El mundo al revés
Con esta actividad vamos a representar mediante teatro escenas al revés de como se viven, es decir, desde otra perspectiva totalmente diferente, como un cumpleaños estando profundamente tristes, un día de Reyes Magos con muchísima tranquilidad, un paseo por el parque como si estuviéramos nerviosos y desesperados, leer un libro con las orejas, ponernos la bufanda en los tobillos...

5. Jugar con materiales sencillos y reutilizables
Si le proporcionamos al niño materiales simples, tales como envases, platos de plástico, cajas, palos, rollos de papel, este podrá realizar con ellos miles de juegos, manualidades o experimentos que potencien su imaginación, ya que poseen infinitas posibilidades.


6. Pintar la música
Ponles a su disposición un par de platos con pintura de colores, pinceles y una cartulina, ¡y a pintar mientras escuchamos la música! ¿Qué nos inspira?

7. Inventamos un personaje
¿Cómo se llamará? ¿Cómo será físicamente? ¿Y su personalidad? Podemos dibujarlo, escribir su biografía con ayuda del/la profe...
8. Jugar al Story Cubes
Un genial juego que, a través de 9 dados que muestran diferentes imágenes de objetos, hemos de crear una historia. ¡Conócelo aquí! Lógicamente, también podemos construir nuestro propio cubo, ¿verdad?

9. Manualidades espontáneas
Repartimos a cada niño los mismos materiales, como por ejemplo, un cartón del rollo de papel de cocina, un trozo de goma eva y  3 palos de helado. Tras poner a su disposición los materiales plásticos decorativos básicos (rotuladores, purpurina, lápices, témperas, papel de seda...), los niños comenzarán a crear una manualidad empleando esos 3 materiales principales que se indicaron al principio. ¿El resultado? ¡Infinitas posibilidades de creación! Es maravilloso ver cómo cada niño plasma su imaginación y su forma de ver las cosas en ella. ¿Y si luego hacemos una exposición en el pasillo del cole de todas las creaciones?

10. Inventar palabras
Al azar, cada niño por turnos se inventará una palabra que no exista, y entre todos le pondremos un significado. Por ejemplo... gotujona. Podría ser una gota de lluvia grande y pesada a la que le gusta hacer travesuras.

Estas son solo algunas ideas, ¡a tí en el aula seguro que se te ocurrirían diez, veinte y cien más!

Incluir en la rutina diaria de clase actividades y juegos de este tipo, más que un consejo, lo considero una necesidad primordial. Lo esencial es que el trabajo en el aula no sea 100% dirigido, que siempre haya márgenes de libertad de actuación (unas veces mayores que otras) por parte de los pequeños, para que sean ellos los protagonistas de su proceso de aprendizaje, tomen decisiones acordes a sus preferencias y así descubran sus posibilidades de creación, exploren su imaginación, jueguen con su capacidad para pensar originalmente y, en definitiva, se desenvuelvan en un contexto en el que ellos son los que dictan cómo hacer las cosas (siempre manteniendo una serie de condiciones y pautas claves, claro está) o cómo actuar ante un determinado estímulo educativo, y que así poco a poco se vayan formando personas libres y hábiles para decidir por sí mismos lo que quieren y lo que no, lo que les conviene y lo que no, lo que desean y lo que no, si a nosotros como docentes nos disgusta y nos entristece tener a alumnos como el del relato ''Flor roja de tallo verde''.
Pero por supuesto, hay que dar continuidad a estas pautas no solo en Infantil, sino en Primaria, en Secundaria, en Bachillerato... y más allá. La creatividad, como nuestras barriguitas, hay que alimentarla todos los días (o al menos, casi todos).

¿Quieres conocer más maneras de explotar la creatividad en tí y en los peques? ¡Recuerda estas ideas simples para desarrollarla!


4 comentarios:

  1. Me gustan tus propuestas de actividades. Son estupendas! Un beso

    ResponderEliminar
  2. Gemiales todas las ideas, y muy importante ayudar y favorecer a desarrollar la creatividad, una entrada muy buena. Saludos

    ResponderEliminar
  3. ¡Muy buenas ideas! Gracias por compartirlas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Que importante es la creatividad y aún más el como potenciarla en los niños! Seguro que a través de estas estupendas ideas lograremos desarrollarla favorablemente. Muchísimas gracias por compartirlas, besitos guapa.

    ResponderEliminar

¡Gracias por enriquecer este rinconcito con tu comentario!