SECCIONES

lunes, 25 de febrero de 2013

MI educación perfecta

La educación perfecta no existe. No es cierto eso de que haya una receta mágica para enseñar y aprender aplicable a todo el universo entero, por una sencilla razón: todos somos diferentes, y eso implica que todos aprendemos de manera diferente. Siempre habrá un pequeño matiz de distinción en cómo adquirimos conocimiento cada ser humano.
Y esto hemos de tenerlo muy en cuenta: puede que aplicar una metodología a Pepito produzca resultados maravillosos, pero la aplicamos a Juanita y... es un ¿fracaso? No, no es fracaso, es simplemente que ella aprende de una manera personal y única, distinta a Pepito.

Por tanto, educar es una tarea constante de adaptación y búsqueda de nuevas y diversas formas por parte del educador. No podemos pretender enseñar de igual forma a todos, porque así es como surge después el fracaso escolar: porque los que aprenden ''de otra manera'' a la que fomenta el sistema educativo español quedan fuera.

Eso sí, la educación buena y de calidad tiene unas bases comunes, como las que se presentan en la imagen, pero nunca podemos hablar de LA educación perfecta, sino de MI educación perfecta.




Esta imagen la extraje de la película ''La educación prohibida'' [¡click si aún no la has visto! .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por enriquecer este rinconcito con tu comentario!