SECCIONES

miércoles, 18 de marzo de 2015

Paraíso

No sé a quién se dirige este poema. Ni siquiera por qué fue escrito ni cuál es su intención real. Sin embargo, percibo un vínculo de lo que en él se cuenta con la tarea docente, la verdadera labor de todo maestro (aunque algunos digan lo contrario): hacer del aula un paraíso. 


Alguien que baje la luna hasta tu patio,
no es tan admirable como quien te haga
sentir que cualquier basurero sea un paraíso.
¡Sentir!.
¡Esa es la palabra!
Alguien que con
sólo su voz diga:
¡abracadabra!
Y todo se llena
de color,
se llena 
de magia.
¡Sentir¡
Sentir 
un vértigo
desde el suelo,
sin haber alzado vuelo;
sentir que todo se distorsiona,
y se curva alrededor de ti,
trasladándote despierto
a vivir un sueño.
¡Sentir!
Sentir que sólo
alguien puede
alterar tu espacio
y tiempo,
no es cualquier cosa,
es una proeza,
es admirable.
Cualquiera te baja
la luna hasta tu patio,
pero no cualquiera,
te hace sentir
que un basurero
es un paraíso.

Rourke Boada

sábado, 7 de marzo de 2015

Quien tiene un palo, tiene un tesoro

La felicidad está en la simpleza, en la sencillez. Y la imaginación de un niño es infinita.
Uniendo ambas afirmaciones, y un poco recordando el famoso anuncio en el que un niño gritaba ¡un paaloooo!, ¡un palooooooo!, hoy les propongo 20 ideas para jugar con un palo. Pero no de plástico, no. Sino esos que encontramos por la naturaleza.