SECCIONES

lunes, 4 de noviembre de 2013

Tonucci y la LOMCE

''Educación y competitividad no son compatibles'', afirma el gran pedagogo Francesco Tonucci en esta entrevista concedida a la plataforma Stop Ley Wert en la que conversa sobre la conocida y queridísima LOMCE (nótese la ironía), esa Ley Orgánica que apuesta por la Mejora de la Calidad Educativa, siendo conscientes de que la palabra ''calidad'' aquí más bien es empleada a modo de paradoja.



''La escuela ha de servir para que los niños sumen conocimientos, no que compitan entre ellos, y el juez de todo esto no puede ser el mercado''. ¿Por qué se sitúa al mercado por encima de nosotros mismos? ¿Intereses económicos? Sí, desgraciadamente, nos imponen desde fuera que el fin último de la vida es obtener dinero. ¿Dónde queda la felicidad? ¿Dónde queda el ser aquello que uno soñaba de pequeño? ¿Dónde queda el disfrutar con lo que hacemos? ¿Queremos niños motivados que luchan por sus sueños, o niños desmotivados que luchan por el dinero? ''Los ciudadanos del futuro, que hoy son pequeños, tienen derecho a elegir cómo será la sociedad en ese futuro, no el mercado''. ¡No, no queremos ser esclavos del mercado!
Con respecto a la Educación Infantil (invisible en la LOMCE), defiende Tonucci que en los primeros años se ponen los cimientos de lo que se va a construir, a ser y hacer a lo largo de la vida. ¡Por supuesto que así es! Entonces, ¿por qué se menosprecia? ¿por qué pasa desapercibida en la ley educativa? ¿no interesa que los adultos del mañana hayan sido educados con unas buenas bases sobre las que proyectar su personalidad futura?
A partir de ahí, destaco además tres ideas clave: las diversidades nunca pueden ser un criterio de selección y exclusión, la evaluación debe medir el progreso, y no el valor absoluto, que es lo que miden las reválidas, y que es fundamental apoyar a los maestros buenos, a los que estudian, innovan, introducen cosas nuevas en el aula y están solos, sin ser escuchados.

''Una educación, para ser buena, ha de ser pública. La felicidad de una persona está estrictamente conectada con la realización de sus deseos, lo que significa poder ser por toda la vida lo que se desea más, por lo cual la persona ha nacido. Por ello, es muy importante que esto se reconozca y no renunciar a aquello para lo que nacimos para ser lo que el mercado pide.''

4 comentarios:

¡Gracias por enriquecer este rinconcito con tu comentario!