SECCIONES

lunes, 12 de agosto de 2013

El artista que pintó un caballo azul




Con tan solo leer el título y observar la portada durante unos segundos sabemos que estamos ante un libro cautivador, original y atractivo. 
El artista que pintó un caballo azul (Ed. Kalandraka) es un cuento didáctico escrito e ilustrado por Eric Carle que va dirigido a los más peques (+3) y a través del cual, de manera muy sencilla y clara, los acerca al mundo del arte y del artista (¡sí, ese tan olvidado en las escuelas!) tomando como fuente de inspiración el estilo y obra del pintor alemán Franz Marc.
El autor, firme defensor de que ''los niños son creativos por naturaleza'' y de que el aprendizaje ha de ser transmitido como ''fascinante y divertido'', inicia a sus jovencísimos lectores en conceptos artísticos muy básicos como la gama cromática, técnicas de pintura y dibujo, formas, etc, siempre desde una perspectiva muy poco convencional. ¿Por qué? Porque la sucesión de animales domésticos y salvajes que se presenta en el libro se caracteriza por su escaso realismo y su sobresaliente dosis de expresionismo, imaginación y creatividad, ¡como el caballo azul!, ofreciéndole al niño un mundo de fantasía donde todo es posible, activando el vuelo de su imaginación, de su creatividad, y olvidando por completo lo tradicional y habitual.

Sin duda alguna, es un estupendo recurso con el que incitar a los pequeños a descubrir y desarrollar su propio estilo así como a sentirse orgulloso de ello. ¿Quién no escuchó alguna vez a algún profe de nuestra infancia decir ''¡pero cómo vas a pintar un perro verde, si los perros no son verdes!''? Una muestra clara y definitiva de los convencionalismos a los que sometemos a los niños y de cómo, inconscientemente, cortamos poco a poco en pedacitos su capacidad creativa, sí... ¡esa que es tan necesaria en la vida adulta!

Por tanto, animo a todo profe, profa, mami, papi y, en definitiva, educador, a dejar los convencionalismos a un lado (al menos, en el sentido artístico) y permitir que esas minicabecitas pensantes imaginen, creen sin límites, haciendo suyas sus creaciones. Que si no, al final nos terminaremos encontrando con demasiados alumnos así, como el de esta historia...


Puedes localizar el libro en diversas librerías virtuales como Agapea o Libros de papel, en la web de Kalandraka, ¡o preguntando en tus librerías cercanas!

2 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo. No se puede añadir más, salvo que la creatividad debería estar presente tanto en niños como adultos, en cualquier circunstancia y sin límite de edad. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, sin duda, la creatividad es eterna y siempre debe acompañarnos.

      ¡Muchas gracias por enriquecer el post!
      ¡Saludos veraniegos!

      Eliminar

¡Gracias por enriquecer este rinconcito con tu comentario!