SECCIONES

viernes, 16 de noviembre de 2012

El dibujo y la resolución de conflictos

He sido testigo de una manera muy curiosa de resolver los conflictos y hacer reflexionar a los pequeños responsables cuando se han producido: haciendo un dibujo. Uno muy especial.

Pongo el ejemplo de una pequeña que mordió a su compañera. Obviamente, se trata de una actitud que como educadores debemos corregir, y para ello, siguiendo este método, se hace lo siguiente:

Cuando el niño esté calmado después lo que ha sucedido y tras haberlo dejado reflexionar un par de minutos, le proporcionamos una superficie donde dibujar, un folio, el cual dividimos en dos partes iguales trazando una línea.


En una de las partes, decimos al pequeño que debe dibujar lo que ha ocurrido, es decir, la acción o actitud incorrecta, escribiendo nosotros lo que representa el dibujo (si el niño no sabe escribir).

En la otra parte restante, que dibuje cuál es la acción o actitud que debería haber tenido, es decir, lo correcto, escribiendo también nosotros lo que representa.

 Una vez el pequeño termine, se le reúne con el compañero afectado y a través del dibujo realizado le contará qué ocurrió, qué no hizo bien y cuál era la correcta actitud, con el fin de que se cree una sencilla conversación entre ellos y que este le pida perdón y se sienta arrepentido.

En mi opinión, es una técnica que tiene buenas consecuencias ya que al tener el niño que dibujar la situación incorrecta se da cuenta del error, y cuando ha finalizado el dibujo tiene un ejemplo visual de lo correcto-incorrecto. Este puede ser incluso colocado en las paredes del aula para ''tenerlo presente'', no solo ese pequeño responsable sino todo el grupo, fomentando el aprendizaje en común.

Y a ustedes, ¿qué les parece la idea?

lunes, 5 de noviembre de 2012

Una lección de humanidad

Últimamente las expresiones que contienen la palabra inclusiva (educación inclusiva, sociedad inclusiva...) aparecen día a día cada vez más. Sí, cada vez más se intenta tomar conciencia de la realidad que viven las personas discapacitadas, no solo en el plano educativo.

El enlace que a continuación les dejo lleva a un vídeo sobre una entrevista hecha a Pablo Pineda en el programa de La 2 ''Un mundo mejor'' emitido la noche de ayer domingo.

A mí me ha dejado sin palabras.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/un-mundo-mejor/unmundomejor-amigossol-20121104-1850/1570453/

domingo, 4 de noviembre de 2012

Interpretar dibujos II: Simbolismo de los COLORES

La elección de colores aporta mucha información complementaria en cuanto  a la personalidad y estado de ánimo del niño que dibuja. Para empezar, hay que asegurarse de que el pequeño cuente con todos los colores posibles a su disposición cuando se dispone a dibujar.
¡Cuidado!, para realizar interpretaciones de color, o de otros aspectos, se debe trabajar sobre una serie de dibujos de por lo menos 6 ejemplares para observar la frecuencia y la repetición de las características del dibujo que son objeto de interpretación.

Normalmente los niños más peques cuando empiezan a dibujar eligen colores al azar pero rápidamente comienzan a seleccionar los más adecuados para acercarse a la realidad que quieren representar o para reflejar inconscientemente  sus emociones presentes. Aquellos colores que no correspondan con la realidad pueden indicar desde originalidad hasta un problema de visión o bien el hecho de no relacionarse bien con la realidad. Y también hay que tener en cuenta el significado del objeto coloreado: un agua azul y clara es más positiva que un agua verde y turbia, así como ciertas diferencias culturales (en China la mujer que se casa va de rojo, no de blanco). Generalmente, un niño bien adaptado usa unos cinco colores diferentes, mientras que el niño introvertido emplea uno o dos.

BLANCO
Salvo cuando se emplea para elementos que son naturalmente blancos, representa el espacio inhabitado, vacío, inalcanzable. Expresa lo incomunicable, el silencio, el sueño, la reflexión y la interiorización. Si un niño lo usa frecuentemente para colorear figuras que no son naturalmente blancas podría significar un cierto vacío (¡tener muy en cuenta la edad del niño!). Un gran espacio en blanco entre dos personajes implica una distancia simbólica.

AZUL 
Color de la sensibilidad, de la emoción, de la tranquilidad, de la paz, el azul es un color pasivo, sereno, relajante. Pero cuando se usa excesivamente indica la búsqueda de la madre, así como la pasividad y la resignación cuando se asocia al negro.

MARRÓN
Representa la búsqueda de la seguridad, los deseos primitivos y la importancia de la satisfacción de las necesidades sensoriales. Después de los 6 años, la preponderancia del marrón suele indicar cierta regresión pasajera o retención que puede relacionarse con actitudes rígidas en el comportamiento

GRIS
Es un color neutro. Si está presente en una serie de dibujos de forma frecuente, puede  indicar dificultad para expresar sentimientos, el aburrimiento, las ganas de  borrarse del mapa o permanecer en la sombre

AMARILLO
El color de la alegría, del optimismo, de la brillantez, del deseo de participar o de la voluntad para salir adelante. Lo usan niños que no quieren estar solos. Reviste un aspecto muy positivo excepto en el caso de niños que sufren eneuresis nocturna. Este color en exceso indica la necesidad de la presencia del padre o de liberar tensiones internas.

NEGRO
Usado para el relleno de espacios, expresa tristeza, reclusión en sí mismo e incluso desesperación si se usa reiteradamente. También se asocia al sentimiento de culpabilidad, de pasividad trágica ante un acontecimiento desafortunado. Pequeñas manchas negras indican tensión interna y ansiedad.

NARANJA
Representa la vitalidad, la curiosidad, el deseo del éxito y el dinamismo. Es uno de los colores favorito de los niños hiperactivos. Expresa alegría y felicidad. Cuando está excesivamente presente, puede significar excitación o necesidad de llamar la atención.

ROJO
Para empezar, saber que el color rojo es el preferido de la mayoría de niños de menos de 6 años, así, es normal que los dibujos de estos niños sean básicamente rojos. Este color representa la acción, la potencia del deseo, la necesidad de movimiento. En exceso, puede representar impulsividad, agresividad e ira.

ROSA
Todos los colores pastel expresan la búsqueda o el sentimiento de paz, equilibrio, armonía, afecto, ternura y dulzura.
VERDE
Tiene relación con la autoestima, con el deseo de ser reconocido y bien considerado; indica deseos de comunicación. Este color aporta calma y serenidad a las personas nerviosas. Según su tonalidad indica extroversión (más hacia el amarillo) o introversión (más hacia el azul).

VIOLETA
Se relaciona frecuentemente con la espiritualidad. Suele interpretarse en los dibujos de niños como síntoma de angustia, inquietudes, tensiones contradictorias y ambivalencia.

Y ahora, ¡solo queda empezar a examinar dibujos!


Extraído del libro ¡Dibújame un cordero! de Joe-Ann Benoit & Graziella Pettinatti, Ediciones Obelisco.